Inicio » Análisis » Tráfico total

TRÁFICO TOTAL

Los puertos españoles se preparan para la tormenta

El sistema portuario español ya ha recibido el primero de los golpes que dará la crisis del Covid-19 a lo largo de este año. Los datos de tráficos portuarios del primer trimestre acentúan una tendencia anunciada a final de 2019. La desaceleración para la que todo el mundo se estaba preparando ha derivado en un temporal al que nadie se atreve a ponerle fecha final.

Tras dos años de récord, 2020 no será igual. La “familia” portuaria española debe cambiar el chip. Este año que ya casi llega a su ecuador se prevé complicado. Como en la anterior crisis, habrá que volver a gestionar números rojos y esperar que se cumplan las previsiones optimistas.

El análisis de los datos del pasado año arroja lo que todo el mundo sabía ya: un frenazo en el crecimiento de los tráficos portuarios. 2019 se cerró con un leve crecimiento de dos décimas y 564,65 millones de toneladas movidas en todos los muelles españoles. Bahía de Algeciras subió un 1,92% hasta los 109,42 millones de toneladas, mientras que Valencia creció casi seis puntos y logró rebasar los 81 millones de toneladas. Barcelona, por su parte, prácticamente igualó las cifras de 2018, con 67,67 millones de toneladas, un 0,12% menos.

 

El pasado ejercicio también dejó a la Autoridad Portuaria de Valencia como la que más toneladas ganó sobre 2018, en concreto 4,44 millones. Bahía de Algeciras subió algo más de dos millones de toneladas, mientras que el puerto de Huelva consiguió sumar 847.918 toneladas más. Porcentualmente, la Autoridad Portuaria de Bahía de Cádiz fue la que más incrementó su movimiento de mercancías, en concreto un 12,27%, seguida de Santander (10,04%) y Vilagarcía de Arousa (9,01%).

 

El Covid-19 no ha hecho sino acelerar la desaceleración de los tráficos portuarios que se intuían ya a cierre de 2019

PRIMER TRIMESTRE

Los tráficos del primer trimestre no son nada alentadores. Entre enero y marzo, los puertos españoles acumularon un descenso del 4,71%, con 133,28 millones de toneladas. Estas cifras, sin embargo, hay que tomarlas con cautela, puesto que se contabilizan también los meses de enero y febrero y el descenso, en meses siguientes, podría ser algo mayor.

Con todo, los tres primeros puertos no han experimentado bruscos descensos. De hecho, Bahía de Algeciras se mantiene en positivo, con 27,43 millones de toneladas y un ligero repunte del 1,37%. Valenciaport, por su parte, cedió un 2,6% y movió 19,06 millones de toneladas, mientras que Barcelona es el puerto que más acusa la crisis, con 15,17 millones de toneladas y una caída del 6,33%.

Bahía de Algeciras, Bahía de Cádiz y Gijón son los tres puertos que más toneladas ganan respecto 2018, mientras que Bahía de Cádiz, Sevilla y Gijón son las tres Autoridades Portuarias con un mayor crecimiento porcentual.

¿HACIA DÓNDE VAMOS?

La Dirección de Planificación y Desarrollo de Puertos del Estado ha elaborado un informe en el que plantea tres escenarios y las variaciones de tráficos asociados.

En el más favorable, 2020 se cerraría con un descenso del 10%, mientras que en 2021 la recuperación llegaría al 12%. En un contexto intermedio, la caída llegaría al 16%, mientras que la subida en 2021 llegaría al 8%. Finalmente, el escenario más desfavorable plantea un desplome del 22% este año, para crecer únicamente un 4% en 2021. Este último escenario no está contemplado en los planes de Puertos del Estado, ya que “sumiría a la economía mundial en una crisis sin precedentes”, tal y como apuntó Francisco Toledo, presidente de OPPE, recientemente.

Como se ve, únicamente en el escenario más favorable se cierra 2021 con un balance positivo respecto 2020. El comportamiento de las principales magnitudes de tráfico seguiría parámetros similares. El granel líquido caería un 11% para después crecer un 13% en el contexto más favorable. En un marco intermedio, bajaría un 16% para luego remontar un 10%, mientras que los pronósticos desfavorables apuntan a un desplome del 21% y un crecimiento moderado del 6% al año siguiente.

Por su parte, el granel sólido bajaría un 6% en el escenario más favorable, para repuntar un 13% al siguiente año. La caída sería del 11% en un contexto intermedio, para luego subir ocho puntos en 2021. En el escenario más complicado, habría un desplome del 17% para luego crecer únicamente un 4%.

El movimiento de mercancía general mantendría un comportamiento similar. En el mejor de los casos, descendería un 11% para recuperarse en este mismo porcentaje en 2020. En un contexto intermedio, la bajada en 2020 sería del 17%, mientras que la subida de 2021 llegaría a un 7%. En el escenario más desfavorable, la caída llegaría al 23%, para luego recuperarse un 3% el siguiente año.

error: Acción deshabilitada